Las tres

Irene tiene pelo rojo y ojos que se ríen cuando tiene el rostro bajo el sol. Le gusta recostarse en el césped, sostenerse de las hebras verde brillante como una caravela perdida buscando dónde anclarse. Sonríe despreocupada cuando camina por la calle, canturreando sin molestarse que no tiene oído musical y acariciando las paredes mientras corre tarde para clase. Le gusta el té helado y andar con zapatillas de tacón, y girar y girar como bailando con música imaginaria.

Alice es callada como boceto sobre papel, anda escondida entre sombras pero sonríe cual estrella blanca cuando atrapas su mirada al girar alguna esquina. Le gustan los estanques y andar descalza por su casa, pero es casi imposible verla -lo más que consigues casi siempre es un vistazo de listones y vuelos de vestido azul celeste-, a menos que sea tarde de lluvia y la encuentres mirando las gotas jugar a las carreras en la ventana. Tiene ojos pensativos y es de piel pálida contra su cortina de pelo negro como la luna en una noche nublada, y vive mirando al horizonte con aire de Penélope en espera por Ulises.

May pasa el rato caminando entre las nubes, buscando espejos que viajen a mundos especiales y cerrando los ojos a la realidad, agarrada de la mano con sus sueños de la infancia. Ronronea y medio sonríe cuando se le alborota el corazón, y parpadea como dormida cuando la atrapas soñando despierta. Le da miedo la vida en general y le gusta coleccionar historias y apodos, y a veces le asusta quién es, y en quién va a convertirse.

Pero entonces ‘Irya’ le salta encima, alborotándole el pelo castaño, y May se la sacude y se deja caer sobre el regazo de Alice con un suspiro dramático, sacándole una sonrisa de la hermana grande que no es, y las tres se ríen, distintas pero iguales, sin que importen tanto las diferencias como el hecho de que están juntas, hasta el final de la historia.

Más

Protegido: Pies descalzos, sueños blancos

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Humo

Tu recuerdo es un grito endulzado con miel,
es una idea de azúcar, alcohol y canela.
Es la telaraña de un camino en mi piel
que aparece en relieve a la luz de las velas.

Razones Para (¿No?) Amar A Tus Amigas

Yurih: (hojeando en Forum una revista de animé) ¿Sabes? Creo que los japoneses son demasiado idealistas.

Josie: (sorprendida) ¿Por qué? ¿Creen en el amor, la libertad y todas esas cosas?

Yurih: Nah, dibujan mujeres con senos exageradamente grandes.

Razón número uno: las buenas amigas siempre te enseñan lo mejor de todo el mundo.

Simple

A veces te acostumbras tanto a tu mundo que terminas cerrando los ojos y guiándote por la memoria, por el recuerdo de conocer todo lo que hay a tu alrededor. Sin embargo, es necesario abrir bien los ojos cada tanto tiempo, porque puede que encuentres algo especial que olvidaste al darlo por sentado.

De lo prefabricado y lo real

Hay personas que son como las uvas artificiales: se ven perfectas por fuera, pero están vacías por dentro. Otras tantas son como los anillos que salen en las maquinitas de premios para niños: parecen maravillosos al principio, pero luego aprendes que no son nada sino una imitación. Hay muchas personas y analogías más, pero yo lo que quisiera encontrarme sería una flor silvestre: no son tan perfectas como las artificiales, pero son naturales y bellas a su manera.

Ideas Incoherentes

Alguien debería decirle a las nubes que o se llueve o no se llueve. Hacer las cosas a medias, señoritas, es de mala educación.

Anteriores Entradas antiguas