Las tres

Irene tiene pelo rojo y ojos que se ríen cuando tiene el rostro bajo el sol. Le gusta recostarse en el césped, sostenerse de las hebras verde brillante como una caravela perdida buscando dónde anclarse. Sonríe despreocupada cuando camina por la calle, canturreando sin molestarse que no tiene oído musical y acariciando las paredes mientras corre tarde para clase. Le gusta el té helado y andar con zapatillas de tacón, y girar y girar como bailando con música imaginaria.

Alice es callada como boceto sobre papel, anda escondida entre sombras pero sonríe cual estrella blanca cuando atrapas su mirada al girar alguna esquina. Le gustan los estanques y andar descalza por su casa, pero es casi imposible verla -lo más que consigues casi siempre es un vistazo de listones y vuelos de vestido azul celeste-, a menos que sea tarde de lluvia y la encuentres mirando las gotas jugar a las carreras en la ventana. Tiene ojos pensativos y es de piel pálida contra su cortina de pelo negro como la luna en una noche nublada, y vive mirando al horizonte con aire de Penélope en espera por Ulises.

May pasa el rato caminando entre las nubes, buscando espejos que viajen a mundos especiales y cerrando los ojos a la realidad, agarrada de la mano con sus sueños de la infancia. Ronronea y medio sonríe cuando se le alborota el corazón, y parpadea como dormida cuando la atrapas soñando despierta. Le da miedo la vida en general y le gusta coleccionar historias y apodos, y a veces le asusta quién es, y en quién va a convertirse.

Pero entonces ‘Irya’ le salta encima, alborotándole el pelo castaño, y May se la sacude y se deja caer sobre el regazo de Alice con un suspiro dramático, sacándole una sonrisa de la hermana grande que no es, y las tres se ríen, distintas pero iguales, sin que importen tanto las diferencias como el hecho de que están juntas, hasta el final de la historia.

Más

Ideas Incoherentes

Alguien debería decirle a las nubes que o se llueve o no se llueve. Hacer las cosas a medias, señoritas, es de mala educación.

Tonterías de Madrugada

Entre las cosas ridículas que se me ocurren hacer a estas horas (01:08 a.m.), está meterme a la cocina, curiosear entre las cosas para pasteles, encontrar un frasquito de colorante vegetal y preguntarme si sabrá bien o no… Terminando con la boca azul y mi mamá riéndose de mí sin piedad alguna.

Se los digo por experiencia, el colorante no sabe bien (ácido, para nada dulce), además de que aunque te des tres lavadas de dientes exhaustivas no se te quitará lo azul… Ni la risa.

Cosas Perdidas

Hay cosas que se me olvidan, conversaciones que siempre pierdo, detalles que se me escapan, todo sin que yo pueda hacer nada al respecto. ¿Porqué mi memoria falla un día sí y los demás también? Es desesperante despertar en mi cama, abrazada a mi almohada, sin tener la menor idea de cómo salí del cuarto de matera ni dónde rayos están Pookie y Taryn; sobre todo es desesperante darme cuenta de que me quedé dormida, que yo olvidé el haber caminado hasta mi cama y que no cené, no llamé a Kitty y (estúpida de mí) no bajé mi cobija, y por eso es que me estoy congelando.

Conversaciones Perturbadoras – 2

Emmie: (dormida en su cama, con voz angustiada y hablando en sueños) Pero… ¿Y los conejos? ¿Qué les hicieron?

Josie: (con actitud recelosa, quién sabe si Emmeline es una espía) ¿A los conejos? Nada… Los conejos huyeron al Más Allá.

● ● ●

Definitivamente estoy l-o-c-a… Y es genial xD

Lalala… (8)

Definitivamente, algo estaba mal en lo que comí esta mañana, porque estoy vuelta loca… Seriamente, acabo de interpretar un numerito musical con “Hot”, de Avril Lavigne y estaba haciéndome muecas y cantando “The Last Night”, de Skillet.

Oooh, y por si fuera poco, está “el asunto This Love”. Qué significa eso?? Que ahora mismo estoy parodiando a Adam Levine y dando brincos mientras acomodo mi librero.

De todos modos… This love has taken it’s toll on me… (8) xD

Besos de chocomenta.

Ciao!!

Josie

Nada que decir

Ni siquiera yo me entiendo. Solo eso… Que estoy mal de la cabeza.

Anteriores Entradas antiguas